Condena a una madre por calumniar a una profesora de su hijo en un grupo de WhatsApp

Delito de calumnia. Elementos subjetivos. Madre condenada a pagar una multa de 630 euros por calumniar a la profesora de su hijo en un grupo de WhatsAppla de los padres de alumnos de una clase de infantil. Realizó una "falsa imputación de unos hechos delictivos con intención de difamar y de atacar la dignidad personal y profesional" de la profesora de su hijo. Así, la mujer difundió en un grupo de WhatsApp de padres de alumnos que la docente se dedicaba a "zarandear de malas formas" al niño, "tirarle del brazo", e incluso que se comía su merienda, sin que hubiera pruebas de esas actuaciones. En modo alguno podemos sostener que no se realiza una imputación concreta, circunstanciada y precisa de un delito, pues resulta obvio que se concreta la persona a la que se atribuye (la profesora) y la actuación delictiva (se describe claramente un maltrato de obra de una profesora a un alumno).

El tribunal se basa para deducir la concurrencia del elemento subjetivo  del delito de calumnia en:

  1. las expresiones son ya objetivamente ofensivas y suficientemente graves para considerar menoscabada la dignidad y el honor de la perjudicada, en la medida que menoscaban la honra y el crédito de la profesora;
  2. la claridad de las expresiones excluye la posibilidad de que la acusada no fuera consciente de su significado;
  3. contexto en que se profieren ;
  4. falta de rectificación tanto en el propio WhatsApp, como en la conciliación y juicio;
  5. no ha mostrado el más mínimo interés en la comprobación de la verdad;
  6. inexistencia de prueba de esas falsas imputaciones;
  7. no existe indicio alguno de mínimo maltrato hacia el menor, careciendo de base objetiva o indiciaria la imputación.

Respecto a la valoración de las pruebas personales, la decisión del Tribunal de instancia, en cuanto a la credibilidad de quien declaró ante él, no puede ser sustituida por la de otro Tribunal que no la haya presenciado, salvo los casos excepcionales en los que se aporten datos o elementos de hecho no tenidos en cuenta adecuadamente en su momento, que puedan poner de relieve una valoración manifiestamente errónea que deba ser recogida;  y en este caso, ningún error se advierte.

(Sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo penal,  de 22 de noviembre de 2017, recurso 770/2017)