Actualidad administrativa civil y mercantil sobre la crisis del Coronavirus AQUÍ

Legislación | Noticias
Banner Cursos CEF.-

12 consejos que te puede dar tu abogado si estás pensando en divorciarte

Estás pensando en divorciarte, la convivencia se ha deteriorado y del amor que unió el matrimonio no queda más que el recuerdo de algunas fotos y el vídeo de la boda, si es que lo has pasado de la cinta de vídeo VHS o Beta a formato digital o un DVD.

A pesar del elevado número de divorcios, esta es una decisión de gran impacto para toda la unidad familiar, por lo que no se debe de tomar a la ligera, sobre todo si hay hijos de por medio. Es por ello que aquellos que están pensando en tomar esta decisión, suelen consultarlo antes, en muchos casos con amigos o familiares. Sin embargo, según Luis Zarraluqui Navarro, especialista en derecho de familia, hay que acudir cuanto antes a un abogado especialista en derecho de familia, no a los amigos, asesores de empresa o abogados no especializados en este campo, ya que cuanto antes se haga cargo de la situación un abogado especialista, más fácil será todo el procedimiento.

Otro sabio consejo que nos da este prestigioso abogado es que no se debe confundir el sentido común, ni lo que cada una de las partes pueda entender como justo, con la legalidad, ya que esta será la que se aplique si el divorcio no es de mutuo acuerdo y llega a juicio.

Consejos si estás pensando en divorciarte

Si estás pensando en iniciar un proceso de divorcio, a continuación, tienes algunos consejos que te pueden resultar de utilidad:

El bienestar de los hijos

Si tienes hijos piensa en lo mejor para tus hijos. El bienestar de los hijos debe ser el principal objetivo común de cualquier matrimonio que inicia un procedimiento de divorcio. Para ello, una buena opción puede ser acudir a un mediador familiar que ayude a restablecer la comunicación y ayude a la formalización de acuerdos en lo relativo a las relaciones con los hijos una vez se formalice la ruptura del matrimonio.

Es importante también tener en cuenta que lo mejor para los niños puede ser el divorcio de los padres, ya que no son pocos los matrimonios que no se divorcian por no hacer daño a los niños, y estos crecen en un ambiente de discusiones constantes, gritos, reproches e incluso en los peores casos violencia verbal o física. Si los padres permanecen justos por los niños sin amor ni respeto, las consecuencias pueden ser más negativas que positivas.

Prevención

Si todavía no estás casado y acabas de leer las estadísticas, estarás de acuerdo en que lo mejor es ser prevenido, ya que el divorcio es un acontecimiento que por probabilidad estadística puede suceder. Según el especialista Luis Zarraluqui, si se ha tenido la precaución de realizar capitulaciones matrimoniales, o se han formalizado acuerdos en las parejas de hecho, será más sencillo que las partes no vean perjudicados sus intereses, sobre todo en los casos en los que antes del matrimonio, hay diferencias significativas de patrimonio entre los cónyuges.

Reflexión

Antes de iniciar el procedimiento de divorcio es conveniente realizar una profunda reflexión, ya que no es una decisión que deba tomarse a la primera discusión del matrimonio. También se pueden valorar antes de iniciar el procedimiento de divorcio otras alternativas, como una separación durante algún tiempo para abrir un proceso de reflexión, o visitar especialistas, los cuales puedan ayudarnos con terapias de pareja a reconducir la situación.

Técnica win to win

Procura que todos ganen. Cuando un matrimonio toma la decisión de disolverse, en cierta medida se asemeja a una sociedad en la que los accionistas emprenden rumbos por separado y se liquida la sociedad existente, repartiendo activos y pasivos. Una de las estrategias de negociación utilizadas en el mundo de la empresa es la técnica win to win, la cual se basa en la cooperación de todas las partes en llegar a un objetivo común en el que todas las partes salgan beneficiadas.

Como todas ellas se sentirán bien con la decisión acordada, el compromiso con ella será mucho mayor, sentando las bases para favorecer futuros acuerdos. A veces, puede ser difícil, porque en los procedimientos de divorcio se mezclan sentimientos contrapuestos, pero una vez tomada la decisión, es mejor intentar que todos ganen, que arriesgarse a que todos pierdan, sobre todo si al perjudicar al cónyuge se perjudica a los hijos del matrimonio.

Concesiones. Satisfacción de ambas partes

Realiza concesiones. A través de concesiones se establecen puentes y se estrechan los lazos. Si se combinan de una forma correcta, las concesiones permiten satisfacer a ambas partes de manera simultánea. Por supuesto, para ello es necesario un intercambio de información que permita conocer lo que puede causar satisfacción al otro cónyuge y, al mismo tiempo, dar pistas sobre nuestras propias necesidades. Si bien, es importante realizar concesiones, también lo es mantener la credibilidad, por lo que es conveniente no precipitarse realizando concesiones, de las que luego nos arrepintamos y no quedamos asumir. Es conveniente no realizar concesiones antes de asesorarse con un abogado especialista en familia.

Centrar el problema

Céntrate en el problema. Es importante intentar desprenderse de las emociones negativas y ser consciente de que el objetivo no es obtener un beneficio cuando la otra parte pierda, sino conseguir que ambas partes obtengan beneficios. Emociones negativas como el miedo a perder, el resentimiento o los celos pueden ser un obstáculo en la negociación, que nos distraigan de la resolución del problema presente: llegar a un acuerdo beneficioso para ambas partes en el divorcio.

Transparencia

Sé transparente. Debes exponer con claridad tus preocupaciones e intereses, ya que, si ocultas tus verdaderas intenciones, lo único que conseguirás es crear una situación de desconfianza que impedirá llegar a una solución que beneficie a ambas partes.

Escuchar

Escuchando demostrarás respeto por los puntos de vista de tu cónyuge y abrirás el camino para que también se respeten tus decisiones.

Pensar en futuro, soltar el pasado

Piensa en el futuro, no te aferres al pasado. Pensar en un futuro mejor, en rehacer la vida, en las cosas buenas que pueda tener la nueva etapa, es mejor que flagelarse pensando en quién tuvo una mayor parte de culpa en el fallido matrimonio.

Mutuo acuerdo

Procura que sea de mutuo acuerdo. El 77,2% de los divorcios el año pasado fueron de mutuo acuerdo. Si existe acuerdo entre las partes se evita el contencioso y el procedimiento es más rápido y menos costoso.

Asesorarte bien, inversión de futuro

Escoge un buen abogado, no el más barato. Un buen abogado puede cobrar más, pero puede ofrecer un mejor asesoramiento y defender los intereses de su cliente. Invertir en un buen abogado de familia es una inversión de futuro, que puede ayudar en uno de los puntos más importantes del divorcio: las relaciones con los hijos.

Revista el inicio, el punto más importante

Revista el punto primero. Puede que después de todos estos puntos, no te acuerdes del punto más importante. Revista el primer punto de nuevo.

Para todos aquellos profesionales de derecho con poca o nula experiencia práctica en el derecho de familia, el CEF.- pone a tu disposición el Curso de Experto en Mediación: Civil y Mercantil, una aproximación práctica de un derecho lleno de constante cambio, arbitrariedades, conceptos indeterminados, etc, desde el punto de vista del abogado.

José Ramón Fernández de la Cigoña Fraga
Colaborador del CEF.-